sábado, 17 de abril de 2010

Mickey Mouse - Steamboat Willie

Con ustedes: ¡¡MICKEY MOUSE!!

He aquí el primer cortometraje de animación con sonido sincronizado. He aquí el primer cortometraje oficial del personaje más famoso del planeta. He aquí el comienzo de la productora cinematográfica más importante, influyente e innovadora de la historia. No te digo na' y te lo digo to'.

Mickey Mouse nace a principios de 1928. El parto sucedió en un tren. Un viaje de tren desde un extremo a otro de los EEUU, de Nueva York a Los Ángeles. Disney y su mujer están muy preocupados; no saben qué hacer... Su conejo Oswald (personaje anterior a Mickey) no estaba teniendo una buena acogida por parte del público, y sus inversores y dueños lo iban a jubilar. La presión obligó a Walt a crear un nuevo personaje:

—"Haré un ratoncillo de campo. Le voy a poner dos orejas grandes y redondas, fáciles de dibujar. Unos pantalones cortos con dos botones... Sí, y unos grandes zapatos. Mmm... Ya está. Le llamaré... ¡MORTIMER!"—

A la señora Disney le gustó el personaje, lo que no le gustó nada fue el apodo que le dio, así que ella le propuso otro nombre: Mickey, Mickey Mouse.

Disney se puso manos a la obra y empezó a trabajar, junto con su compañero Ub Iwerks, en el primer corto de Mickey: "Plane Crazy". Por desgracia ningún distribuidor quiso comprar dicho cartoon. Por supuesto Disney no se rindió y volvió a intentarlo con un segundo film llamado "Galloping'Gaucho", y nada... Pero a la tercera va la vencida. Hicieron un tercer cortometraje: "Steamboat Willie".

Ya se había estrenado en los cines la película "The Jazz Singer", el primer film con sonido, y Disney pensó que el sonido era lo que Mickey necesitaba, así que Walt invirtió hasta el último dólar en sonorizar su película. El propio Walt hizo los efectos vocales del corto y, por supuesto, era también la voz de su alter ego Mickey (y continuó siéndolo hasta 1947).

El 18 de noviembre de ese mismo año (1928) se estrena "El Botero Willie", y todo el mundo queda encantado. Encantados todos por la varita mágica de Walt.

By Fran Estévez
Este artículo fue publicado primero en el blog colectivo El Zoom Erótico.
[Altar del cortometraje]
Publicar un comentario